Viernes, 28 De Abril De 2017
Diputat Garriga, 3 Noves de Segre, Les Valls d'Aguilar - 25795
Teléfono: 973-387086
Fax: 973-387085

Turismo

1 · 2 ...   »

Los monumentos megalíticos

#404#

Esparcidos por el municipio encontramos varios monumentos megalíticos, que nos recuerdan las costumbres funerarias de nuestros antepasados.

Los dólmenes eran popularmente conocidos como cabañas de los moros, porque la gente, antiguamente, no podía entender cómo se habían colocado aquellas enormes piedras, así que creían que los moros que se suponía eran muy malos y poderosos, lo eran tanto que resultaban ser gigantes, y los gigantes si que podían colocar fácilmente aquellas piedras tan grandes unas encima de las otras.

En la Guardia de Ares, más arriba de los famosos tarters de los manairons encontramos la Cabana de Plan Fornesa, un dolmen construido con losas muy gruesas y la cubierta removida hacia un lado. Un poco más allá, y bastante emboscada, existe la Cabana Tova, estructura megalítica que conserva restos importantes del antiguo túmulo.

El dolmen de Biscarbó es una magnifica cámara pirenaica de grandes dimensiones, que se mantiene en un buen estado de conservación. Se encuentra en la cima de la loma que hay al oeste del pueblo de Biscarbó. Desde este lugar se puede contemplar una extraordinaria panorámica del Cantó.

La Cabana d 'en Lluis o dolmen de las Cobertrades, es de dimensiones modestas y está formado por tres losas derechas y la cubierta, se encuentra muy cerca de la Creueta, la montaña de enfrente del núcleo de Noves de Segre, y al que podemos acceder desde esta o bien por un enhebrado sendero desde el Molí del Mestre.

En dirección hacia Argestues, rompiendo hacia Gramós y una vez pasado el río, encontramos la Fosa de Plan Cabanell. Se trata de una cista megalítica con una cámara central de forma rectangular, formada por tres grandes losas, y un túmulo circular de piedras.

En la cresta de una loma, tres kilómetros más arriba de Ausàs, está la Fossa del Moro de la Guardia, que es una estructura del tipo de cámara pirenaica, de dimensiones modestas y formada por tres losas, la cubierta de las cuales se ha deslizado por encima.

De camino hacia Castellàs encontramos un menhir justo al lado de la carretera junto al cual podemos hacer una pequeña parada y disfrutar del impresionante paisaje. P:

La ruta de los artesanos

En Cal Bernardí de Noves de Segre elaboran embutidos y jamones con carne de cerdos criados en la comarca. Entre sus especialidades hay que hacer especial mención del delicioso Bull de donja (embutido hecho con carne de cuello de cerdo). Se hacen visitas comentadas de una hora para grupos de hasta 60 personas, las mañanas, de martes a jueves. Para concertar visita, debe llamar al teléfono (973) 38 71 47.

Els Roures

El roble del Capdevila es uno de los árboles más espectaculares de todo el Alt Urgell. Tiene 1,68 m de diámetro y unos 13 m de altura y supera los 500 años de edad. Para llegar tendremos que seguir un camino que sale a mano izquierda, antes de Noves de Segre (a la altura de Cal Sabrià). Cuando se llevan unos 900 m, hay otro camino que sube a mano derecha. El roble está a unos 300 metros, al final de este camino, al borde de un erial.

Asimismo, cerca del núcleo de Argestues encontramos un bosque con aproximadamente un centenar de robles (quercus húmeda) de más de 500 años.

El viaje al país de Els Manairons

VIAJE AL PAÍS DE ELS MANAIRONS

ITINERARIO DE LA MITOLOGÍA PIRENAICA POR Les Valls d 'Aguilar

PRESENTACIÓN

Os invitamos a conocer lugares de leyenda, refugios de mitología pirenaica. Hemos elegido Les Valls d 'Aguilar a partir de uno de los itinerarios del libro Viatge al Pirineu fantástico, de Pep Coll. Los mitos y l leyendas que se reúnen, junto con las de la obra Marrades. Màgia i realitat a la muntanya, de Joan Obiols, conforman el recorrido que se propone en este itinerario.

La mitología pirenaica está profusamente representada, en Les Valls d 'Aguilar, de modo que el itinerario permitirá al visitante hacerse una idea bastante aproximada del mundo legendario pirenaico y, al mismo tiempo, le darán la oportunidad de descubrir un valle muy poco conocido y poseedor de un patrimonio natural de gran valor y belleza.

Unos de los seres mitológicos más interesantes del Pirineo los encontramos, entre otros lugares de la cordillera, en Les Valls d 'Aguilar. Se trata de los manairons (o minairons o menairons, según el lugar) de La Guàrdia d 'Ares. Los desmoronamientos de rocas que hay cerca del pueblo representan, aún hoy, el testimonio y la prueba de su increíble fuerza. Es por este motivo que hemos elegido los manairons de la Guàrdia como "guías " de este itinerario, dado que, además, serán los primeros mitos que "visitaremos " en el recorrido fantástico que proponemos. También por ello, hemos titulado el itinerario "Viaje al país de los manairons ", una denominación que lleva implícita una invitación a adentrarnos en un cuento, con todo lo que de aventura y misterio conlleva.

PUNTOS DE LA RUTA ILUSTRADOS CON MURALES DE CERÁMICA:

1. Noves de Segre. La mitología pirenaica

La cultura popular ha hecho llegar hasta nuestros días muchas de las leyendas que, a lo largo de los tiempos, se habían ido transmitiendo de generación en generación, de abuelos a nietos en las tardes de invierno junto al fuego de la cocina o de la sala de las viejas casas de los pueblos del Pirineo. Se trata de explicaciones humanas a fenómenos que no tenían interpretación razonable. Es en este contexto y bajo estas circunstancias cuando aparecen toda una serie de seres fantásticos a los que se atribuye los poderes sobrenaturales que permiten desmoronar grandes montones de rocas, evitar granizadas, curar enfermedades o entender según qué fortunas. Así, aparecen manairons, encantadas, gigantes, brujas, diablos, mujeres-pantigana ...

2. La Guàrdia d 'Ares. Los manairons

Cuenta la voz popular que un día el dueño de cal Feu de la Guàrdia iba hacia Organyà con su mozo por el cerro de Pillat. Cuando llegaron al Arreposador, el dueño se dio cuenta de que se había dejado en casa el canuto de los manairons, aquellos seres pequeños y valientes que se recogen de una planta la noche de Sant Joan, siempre que haya luna vieja.

-Ton, debes volver a casa y decirle a mi mujer que te dé un canuto que tengo en la mesita de noche, pero sobre todo no lo abras por nada del mundo.

El mozo cumplió el encargo, pero no pudo dejar de curiosear el canuto. Lo abrió y, al instante, una gran cantidad de manairons salieron del canuto nerviosos, pidiéndole trabajo y más trabajo.

-amontonad rocas, tantas como pdáis-les mandó Ton, sorprendido y asustado.

Cuando le pareció que los manairons recogían demasiadas, Ton les dio a entender que tenían que volver al canuto, que si no ...

Los desmoronamientos de rocas, sorprendentes y hasta inexplicables, que hay en el bosque de Obaga de la Guàrdia lo atestiguan.

3. Taús. El último moro del país

Vivía en una torre solo, siempre con el alma en vilo. Vigilado y perseguido, tenía que matar y robar si quería seguir viviendo. Era el último moro del país. Se había vuelto tan agresivo y desconfiado, que si alguien del país se acercaba le asesinaba sin ninguna contemplación. Sólo se amansaba cuando veía una mujer. Y en el futuro esta debilidad le había de costar la vida. Su actitud violenta fue aumentando, hasta que un día, los de Taús pusieron manos a la obra. Entre todos decidieron que un heredero joven del pueblo se disfrazaría de mujer e iría a verlo a la torre. Y así lo hizo. El moro, cuando vio que se acercaba aquella mujer tan bella y tan bien vestida, corrió a su encuentro y la abrazó con pasión. Al instante notó una frialdad extraña y luego cayó redondo, con un cuchillo clavado en el centro del vientre, herido de muerte.

4. Castellàs del Cantó. El secreto de las encantadas

Las encantadas eran unas mujeres muy, muy pequeñitas que vivían escondidas en el fondo de un charco de agua. Tan sólo una vez al año, la noche de Sant Joan, las encantadas osaban salir de su escondite. Cuando oscurecía, aparecían todas fuera del agua y comenzaban a lavar ropa, que extendían en una cueva cercana. La gente de los pueblos vecinos sabía que esa ropa era un tesoro. Quién podía robar una pieza de la colada de las encantadas se aseguraba que, en el futuro, en su casa no pasarían miseria; aunque, ricos, tampoco se harían. Claro que no era nada fácil quitarles ni una almohada ni un pañuelo, porque vigilaban la ropa con mucho celo. Aún así, cuentan que algunos avispados lo habían podido conseguir.

5. Biscarbó. El tesoro del rey de Inglaterra

En Obac hay un dolmen. La llosa del Corralet, lo llaman la gente del pueblo. Los más viejos de Biscarbó explicaban que antiguamente hubo una gran guerra y que allí, en la losa, estava enterrado un rey de Inglaterra que había muerto en combate.

Ahora explican que una vez llegaron a Biscarbó dos matrimonios con picos y palas. Localizaron el dolmen y pusieron manos a la obra. Buscaban un tesoro que, según ellos, estaba escondido justo debajo del dolmen. Huelga decir que, enseguida, los detuvieron por hurgar debajo de la losa.

6. Argestues. La formación del Pirineo

El mundo era plano como una tabla de planchar. Dios decidió poner las montañas. Cogió un saco lleno de piedras y, allí donde le parecía, soltaba una roca y, al instante, se hacía una montaña. Las rocas de aquel saco pesaban tanto y eran tan puntiagudas que el saco se rompió y todas las piedras que quedaban fueron a parar todas a la vez en el suelo, entre el Atlántico y el Mediterráneo. Cuando Dios llegó al cielo contempló aquellas montañas y se sintió tan cautivado por su belleza que se puso a llorar de emoción. Cuentan que aquellas piedras son las montañas de los Pirineos, y las lágrimas de Dios, los lagos que hay esparcidos por toda la cordillera.

1 · 2 ...   »

Mapa Web